Declaración de Perú

  • Observando las serias dificultades con que se encuentran las organizaciones de la sociedad civil
    para gestionar los dispositivos de Comunidad Terapéutica en muchos países de América Latina,
    además de la carencia casi total de la prestación de este servicio para poblaciones emergentes;
  •  Preocupados por la existencia de seudoprogramas de atención autodenominados “Comunidad Terapéutica”, que no responden a la filosofía, procedimientos y códigos de calidad y buenas prácticas que la Federación Mundial de Comunidades Terapéuticas (organismo consultivo de la Naciones Unidas) y la Federación Latinoamericana de Comunidades Terapéuticas han establecido;
  • Conscientes y comprometidos con las transformaciones que se vienen dando en el campo de los problemas relacionados con el consumo de drogas, en los lineamientos de políticas públicas y en el diseño de dispositivos y estrategias de abordaje;
  • Asumiendo que todo tratamiento debe responder a estándares de calidad reconocidos internacionalmente, prácticas basadas en la evidencia científica y a la irrestricta defensa de los Derechos Humanos,

Las organizaciones que conforman la Federación Latinoamericana de Comunidades Terapéuticas FLACT- reunidas en Lima (Perú), declaran:

1. La Comunidad Terapéutica es un dispositivo de salud integral de carácter humanista, con
un enfoque biopsicosocial que incorpora la dimensión trascendental de la persona en
cualquier etapa de su ciclo vital, articulando estrategias terapéuticas y socioeducativas
avaladas por la experiencia científica, donde todas las personas son atendidas respetando
sus características individuales, familiares y socioculturales;
2. La mayor responsabilidad de la atención a las personas afectadas por esta problemática la
tienen los Estados y gobiernos nacionales, y las Comunidades Terapéuticas tenemos el
derecho y la responsabilidad de apoyarlos con nuestros servicios especializados, a través
de cada una de las organizaciones afiliadas a la FLACT;
3. La CT es un modelo de atención acreditado como efectivo en todo el mundo, pero
requiere el acceso a los recursos económicos tanto públicos como privados;
4. Las Comunidades Terapéuticas deberían ser parte de los sistemas públicos de salud,
articulándose en una red de atención, como un servicio específico;
5. La Comunidad Terapéutica es un dispositivo de construcción de ciudadanía, promoción y
protección de DDHH e inclusión social;
6. Las poblaciones altamente vulnerables exigen atención prioritaria para su recuperación del
problema del consumo de drogas legales e ilegales. La Prevención es el mejor antídoto
contra todos los problemas relacionados con el consumo de sustancias psicoactivas;
7. En América Latina, los niños, niñas y adolescentes requieren una intervención prioritaria a
nivel de Prevención, Atención y Recuperación integral, frente al consumo de sustancias
psicoactivas.